Camino de los enamorados, Valle de Boí.

El Valle de Boí es conocido internacionalmente por sus iglesias románicas, declaradas patrimonio de una humanidad por la UNESCO en el año 2000 y por su patrimonio natural, como el «Parque natural d’Aiguestortes i Estany de Sant Maurici«. El camino de los Enamorados discurre por los limites del parque natural, siguiendo el curso del río de Sant Nicolau. Es un recorrido muy fácil y recomendable para familias con niños.

Dejamos el coche en un parking habilitado al lado de la carretera, justo en la desviación que lleva a la entrada del parque natural. Hemos de cruzar el río de Sant Nicolau por un puente y empezamos el recorrido. El camino sigue el curso del río y lo va cruzando en varias ocasiones. El camino esta bastante bueno, con algunos tramos de escalones , en medio de pinos, abetos y abedules y de fondo el sonido del paso de las aguas del río.

A los cinco minutos de andar nos encontramos un antiguo horno de cal.

Antiguo horno de Cal, Camino de los Enamorados

Antiguo horno de Cal, Camino de los Enamorados

La cal era un elemento muy importante en al construcción o en la agricultura y hay muchos antiguos hornos de cal en las montañas. Este esta en muy mal estado, pero se pueden apreciar la parte central donde se cocían la piedra caliza. La piedra caliza se cocían durante varios días, unos 15 días, y a una temperatura de 1000 ºC.

Durante el recorrido podemos ver varios tipos de arboles, entre ellos se pueden destacar el pino silvestre, que se caracteriza por tener una corteza rojiza y que llega a alcanzar 40 metros de altura y el Abedul, árbol de hoja caduca, que presenta troncos delgados y puede llegar a los 30 metros de altura. En el otoño las hojas de los abedules se tornan rojizas y forman un gran contraste con el verde oscuro de los pinos y abetos.

En los ríos de montaña habitan la trucha común, que se caracteriza por unos puntos rojos a lo largo de su cuerpo. Viven en corrientes de aguas oxigenadas y frías y son muy sensibles a la contaminación de las aguas. La pesca en el parque natural esta prohibida, pero existen dos cotos, en los lagos y en la cabecera del valle y otro en el tramo entre Erill la Vall y Barruera.

Rió de Sant Nicolau

Rió de Sant Nicolau

Las ardillas tienen un cola larga y densamente poblada que les sirve para regular la temperatura de su cuerpo y mantener el equilibrio. Es fácil observarlas saltados entre las copas de los pinos y debajo de estos se pueden encontrar piñas comidas por ellos.

El río lleva el nombre de San Nicolás de Bari. Es un santo muy popular en las comarcas de montaña, ya que protege a sus fieles de las granizadas, la nieves y del mal tiempo. Los habitantes del Valle construyeron una ermita en su honor por encima del lago Llebreta. El primer domingo de Júlio se celebra una romería.

Después de 25 minutos de caminata nos encontramos la palanca de La Molina, que cruza el río y en unos pocos metros llegamos a las pista forestal que nos lleva al parking de la Palanca, donde empieza el parque natural.

Puente de Madera en el rió de Sant Nicolau.

Puente de Madera en el rió de Sant Nicolau.

Es muy recomendable hacer el camino de vuelta por el mismo recorrido. Podemos optar por seguir la pista que nos llevaría igualmente al parking, pero esta pista es muy transitada por los taxis que se dirigen al «Pla d’Aigüestortes«.

Speak Your Mind