Visita al Castillo de Loarre, Huesca

El Castillo de Loarre es una magnífico ejemplo de fortaleza románica, que une la arquitectura militar y civil. El castillo y monasterio jugó un papel clave en la conquista de Huesca. El castillo está situado a 1070 metros de altura, y nos permite conocer cómo era una fortaleza medieval y nos permite contemplar una fantástica vista de la provincia de Huesca.

El castillo tiene tres etapas constructivas bien delimitadas y que adaptan la construcción a su uso.

La fortaleza militar fue construida en el 1020 por orden del rey de Navarra Sancho III el Mayor. El fortaleza estaba formada por la capilla, el patio de armas, la torre de la Reina, las estancias militares y la torre del Homenaje.

El Monasterio fue construido en el 1071 por orden del rey Sancho Ramírez. A la fortaleza militar se le añadió la nueva puerta de entrada con bóveda de cañón, la iglesia de San Pedro y las diferentes estancias monásticas. En esta época se construyó la torre solitaria que se alza cerca de la puerta principal del castillo, pero separada. Esta torre de vigilancia es conocida como la torre albarrana.

Finalmente, la muralla que rodea la fortificación fue construida cerca del 1287. La muralla tiene una puerta de acceso principal flanqueada por dos torres semicirculares. El resto del perímetro está salpicado por otras torres semicirculares.  La torres están abiertas por detrás.  De ese modo eran más fáciles de construir y en caso de ser tomadas por el enemigo, no servían de protección delante de los ataques desde el castillo.

Al entrar dentro del recinto amurallado los primero que salta a la vista es la torre albarrana, que se encuentra separada del resto de edificaciones y servía de torre de vigilancia.

En la puerta del castillo hay una gran escalera de acceso, construida con una bóveda de cañón. La escalera da acceso al cuerpo de guardia y a la cripta de Santa Quiteria. Es un lugar de enterramiento y culto. En una de las paredes, una piedra tiene un perro esculpido.

Seguimos por la escalera y llegamos hasta la iglesia de San Pedro. se construyó en el siglo XI en estilo románico. Su ábside está decorado con columnas adosadas y capiteles que representan figuras fantásticas, escenas de la Biblia y  motivos vegetales.

Seguimos por la escalera y accedemos al recinto de la antigua fortaleza. En ella destacan el patio de armas, la iglesia de Santa María, el mirador de la reina y el aljibe, una cisterna donde se recogía el agua de la lluvia para abastecer el castillo.

Desde el patio de armas podemos acceder a la Torre de la Reina y desde ésta, por medio de una pasarela, llegamos hasta la Torre del Homenaje. Esta torre es la más alta del castillo con 22 metros y era el último lugar de defensa.

La imagen de San Pedro que estaba originalmente en la iglesia de San Pedro,  y que conserva su policromía original, la imagen de la virgen del Castillo, de estilo románico y la arqueta de San Demetrio,  del siglo XI, se encuentran actualmente en la iglesia de San Esteban de Loarre, del siglo XV.

Al visitar al castillo se tiene que tener en cuenta que el recorrido está lleno de escaleras, por lo que no se recomienda a personas mayores o con movilidad reducida. Por otro lado, los niños deben estar acompañados por un adulto y bajo vigilancia constante.

Con la entrada al castillo se puede acceder gratuitamente a la magnífica iglesia de San Esteban de Loarre y la visita al castillo se puede completar con un paseo por los alrededores del castillo y su recinto amurallado.

Trackbacks

  1. […] la misma entrada del castillo de Loarre podemos entrar de forma gratuita a la iglesia de San […]

Speak Your Mind